***** CLICKEA EN NUESTROS ANUNCIANTES Y AYUDANOS A SEGUIR CRECIENDO. MUCHAS GRACIAS.

************** MENSAJES ANTERIORES **************

EL SIGNIFICADO DE LA BENDICION


EL SIGNIFICADO DE LA BENDICION

Cuando alguien te dice 'QUE DIOS TE BENDIGA' no solo te está deseando lo mejor para ti, sino que también esta actuando en favor suyo.

Pues cuando Bendices a alguien también atraes el favor de Dios hacia ti.

El efecto de la Bendición es multiplicador, ya que es dado por Dios a sus Hijos.

BENDICIONES!!!

La bendición invoca el apoyo activo de Dios para el bienestar de la persona, habla del agradecimiento, confiere prosperidad y felicidad en la persona que recibe buenos deseos de nuestra parte.

La bendición comienza en el hogar, en las relaciones de padres e hijos.

Los niños que reciben el regalo de la bendición de parte de sus padres, tienen un buen comienzo espiritual y emocional en la vida. Reciben un firme fundamento de amor y aceptación.

Este principio también se aplica a la íntima relación de pareja.

Las amistades se profundizan y fortalecen, la hermandad de las Iglesias se Incrementa, trayendo compañerismo, sanidad y esperanza a muchos que nunca han recibido una palabra de bendición.

El poder de la vida y la muerte está en la Palabra.

Al bendecir, se otorga vida, no sólo al que recibe la bendición, sino también al que la da.

Por eso, hoy te bendigo, mi bendición va para ti, porque al bendecirte de todo corazón, me bendigo a mí mismo.

Reparte bendiciones donde vayas, no sólo de palabras, sino de hechos.
Ellas volverán a ti, cuando menos lo esperes.

En general, la persona que vive en la presencia de Dios, amándole y obedeciéndole, goza de la bendición divina siempre.

Un Abrazo y que Dios te Bendiga.

Plegaria en el sufrimiento


La Biblia, Antiguo Testamento, Salmos Capítulo 38


Plegaria en el sufrimiento


Jehová, no me reprendas en tu furor, Ni me castigues en tu ira.

Porque tus saetas cayeron sobre mí, Y sobre mí ha descendido tu mano.

Nada hay sano en mi carne, a causa de tu ira; Ni hay paz en mis huesos, a causa de mi pecado.

Porque mis iniquidades se han agravado sobre mi cabeza; Como carga pesada se han agravado sobre mí.

Hieden y supuran mis llagas, A causa de mi locura.

Estoy encorvado, estoy humillado en gran manera, Ando enlutado todo el día.

Porque mis lomos están llenos de ardor, Y nada hay sano en mi carne.

Estoy debilitado y molido en gran manera; Gimo a causa de la conmoción de mi corazón.

Señor, delante de ti están todos mis deseos, Y mi suspiro no te es oculto.

Mi corazón está acongojado, me ha dejado mi vigor, Y aun la luz de mis ojos me falta ya.

Mis amigos y mis compañeros se mantienen lejos de mi plaga, Y mis cercanos se han alejado.

Los que buscan mi vida arman lazos, Y los que procuran mi mal hablan iniquidades, Y meditan fraudes todo el día.

Mas yo, como si fuera sordo, no oigo; Y soy como mudo que no abre la boca.

Soy, pues, como un hombre que no oye, Y en cuya boca no hay reprensiones.

Porque en ti, oh Jehová, he esperado; Tú responderás, Jehová Dios mío.

Dije: No se alegren de mí; Cuando mi pie resbale, no se engrandezcan sobre mí.

Pero yo estoy a punto de caer, Y mi dolor está delante de mí continuamente.

Por tanto, confesaré mi maldad, Y me contristaré por mi pecado.

Porque mis enemigos están vivos y fuertes, Y se han aumentado los que me aborrecen sin causa.

Los que pagan mal por bien Me son contrarios, por seguir yo lo bueno.

No me desampares, oh Jehová; Dios mío, no te alejes de mí.

Apresúrate a ayudarme, Oh Señor, mi salvación.

FELIZ PRIMAVERA 2011 BENDECIDA PARA TODOS!!!


FELIZ PRIMAVERA 2011 BENDECIDA PARA TODOS!!!


La primavera es conocida como la estación del amor. Se trata de la transición entre el invierno y el verano, la época del año que nos trae las flores y los colores. Por eso la primavera aparece siempre como un sinónimo de vida y del renacer.

En el hemisferio sur, según la astronomía, esta estación comienza con el equinoccio de primavera (entre el 22 y el 23 de septiembre) y finaliza con el solsticio de verano (el 21 de diciembre). En el hemisferio norte, en cambio, la primavera comienza entre el 20 y el 21 de marzo y termina el 21 de junio.

Más allá de la fecha indicada, esta estación es recibida con alegría en todo el mundo. Y los poetas, por supuesto, nunca fueron inmunes a sus encantos. Así, son muchos los poemas que fueron escritos en honor a la primavera.

El cubano José Martí es el autor de “Con la primavera”, que comienza con los siguientes versos:

Con la primavera
Viene la canción,
La tristeza dulce
Y el galante amor.

El uruguayo Juan Cunha, por su parte, escribió en “Vine para decir tu primavera”:

Vine para decir tu primavera
Digo para nombrar dulce tus aves
Por abrirte las flores que tú sabes
Para hacerte de todas la primavera

Ernestina de Champourcin fue directa y precisa, al titular un poema de su autoría simplemente como “Primavera”:

¡Toda la primavera dormía entre tus manos!
Iniciaste en un gesto la fiesta de las rosas
y erguiste, enajenada,
esa flecha de luz que impregna los caminos.

Por último, cabe destacar que la chilena Gabriela Mistral (la poetisa preferida de los lectores de Poemas del Alma), ha sido la creadora de “Doña Primavera”:

Doña Primavera
de manos gloriosas,
haz que por la vida
derramemos rosas:

Rosas de alegría,
rosas de perdón,
rosas de cariño,
y de exultación (regocijo).


http://www.poemas-del-alma.com/blog/especiales/poemas-de-primavera


FELIZ PRIMAVERA 2011 BENDECIDA PARA TODOS!!!

MAR Y GRA.

A PESAR DE LOS ERRORES !!!!

A PESAR DE LOS ERRORES !!!!

Era una mañana como cualquier otra. Yo, como siempre, estaba de mal humor. Te regañé porque estabas tardando demasiado en desayunar, te grité porque no parabas de jugar con los cubiertos y te reprendí porque masticabas con la boca abierta. Comenzaste a refunfuñar y entonces derramaste la leche sobre tu ropa. Furiosa te levanté por los cabellos y te empujé violentamente para que fueras a cambiarte de inmediato.

Camino a la escuela no hablaste. Sentado en el asiento del auto llevabas la mirada perdida. Te despediste de mí tímidamente y yo sólo te advertí que no te portaras mal.

Por la tarde, cuando regresé a casa después de un día de mucho trabajo, te encontré jugando en el jardín. Llevabas puestos unos pantalones nuevos y estabas sucio y mojado. Frente a tus amiguitos te dije que debías cuidar la ropa y los zapatos, porque parecía no interesarte mucho el sacrificio de tus padres para vestirte. Te hice entrar en la casa para que te cambiaras de ropa y mientras marchabas delante de mí te indiqué que caminaras erguido.

Más tarde continuaste haciendo ruido y corriendo por toda la casa. A la hora de cenar arrojé la servilleta sobre la mesa y me puse de pie furiosa porque no parabas de jugar. Con un golpe sobre la mesa grité que no soportaba más ese escándalo y subí a mi cuarto.

Al poco rato mi ira comenzó a apagarse. Me di cuenta de que había exagerado un poco y tuve el deseo de bajar para hacerte una caricia, pero no pude. ¿Cómo podía una madre, después de hacer tal escena, mostrarse cariñoso y arrepentido?

Luego escuché unos golpecitos en la puerta. "Adelante" dije adivinando que eras tú. Abriste muy despacio y te detuviste indeciso en el umbral de la habitación. Te miré con seriedad y pregunté:

¿Te vas a dormir? ¿Vienes a despedirte? No contestaste. Caminaste lentamente con tus pequeños pasitos y sin que me lo esperara, aceleraste tu andar para echarte en mis brazos cariñosamente.

Te abracé y con un nudo en la garganta percibí la ligereza de tu delgado cuerpecito. Tus manitas rodearon fuertemente mi cuello y me diste un beso suavemente en la mejilla. Sentí que mi alma se quebrantaba. "Hasta mañana, mamita" me dijiste.

¿Qué es lo que estaba haciendo? ¿Por qué me desesperaba tan fácilmente? Me había acostumbrado a tratarte como si fueras una persona adulta, a exigirte como si fueras igual a mí y ciertamente no eras igual. Tú tenías unas cualidades de las que yo carecía: eras legítimo, puro, bueno y sobre todo, sabías demostrar amor.

¿Por qué a mi me costaba tanto trabajo? ¿Por qué tenía el hábito de estar siempre enojada? ¿Qué es lo que me estaba ocurriendo? Yo también había sido niña. ¿Cuándo fue que comencé a contaminarme?

Después de un rato entré en tu habitación y encendí una lámpara con cuidado, tú dormías profundamente. Tu hermoso rostro estaba ruborizado, tu boca entreabierta, tu frente húmeda, tu aspecto indefenso como el de un bebé. Me incliné para rozar con mis labios tu mejilla, respiré tu aroma limpio y dulce. No pude contener el sollozo y cerré los ojos. Una de mis lágrimas cayó en tu piel, pero tú seguiste durmiendo. Me puse de rodillas y te pedí perdón en silencio. Te cubrí cuidadosamente y salí de la habitación.

Si Dios me escucha y te permite vivir muchos años, algún día sabrás que los padres no somos perfectos, pero sobre todo, espero que te des cuenta de que, pese a todos mis errores, te amo más que a mi vida”

por José Luis Prieto.

Video la niña de sus ojos

Video Me dice que me ama

Un desafío ¿Lo tomás?

Un desafío ¿Lo tomás?


Tengo un desafío para ti el día de hoy: Alégrate! ¡Regocíjate, no importa tu condición presente!

Alégrate a pesar de tus problemas personales. Sí, ya sé que esto suena muy raro y parece imposible de hacer.

Estamos acostumbrados a perseguir el éxito, las riquezas y la abundancia. Pensamos que cuando todo nos va bien estamos en el camino correcto. Creemos que cuando somos prosperados y nos "sentimos" bien, estamos "en el centro" de la voluntad de Dios. Por eso muchos de nosotros caemos cuando sobreviene el día oscuro, porque no estamos preparados para vivirlo.

Mira lo que escribió Pablo: "Nos alegra saber que, por confiar en Jesucristo, ahora podemos disfrutar del amor de Dios, y que un día compartiremos con él toda su grandeza. Pero también nos alegra tener que sufrir, porque sabemos que así aprenderemos a soportar el sufrimiento. Y si aprendemos a soportarlo, seremos aprobados por Dios". Romanos 5:3-4 (TLA)

Pablo veía el sufrimiento como algo de lo cual aprender, para así alcanzar la meta suprema: la salvación de su alma.

En las tormentas de tu vida, puedes elegir dejarte llevar, o aprender a navegar con vientos contrarios que amenazan con hundirte. Siempre que enfrentes problemas y dificultades, pregúntate qué puedes aprender de ellos. Tu sufrimiento tiene un propósito de Dios: aprender a soportarlo, ya que si lo haces, saldrás aprobado por Dios.

Pablo sabía mucho lo que era sufrir por causa de Cristo, y declaró: "Tres veces le rogué al Señor que quitara este sufrimiento; pero él me dijo: «Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad.» Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo. Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte". 2 Corintios 12:8-10 (NVI)

Los problemas y el sufrimiento son inevitables, pero nunca insoportables: "Ustedes no han pasado por ninguna tentación que otros no hayan tenido. Y pueden confiar en Dios, pues él no va a permitir que sufran más tentaciones de las que pueden soportar. Además, cuando vengan las tentaciones, Dios mismo les mostrará cómo vencerlas, y así podrán resistir". 1 Corintios 10:13

Amigo/a, recuerda lo que dijo Jesús: "En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo". Juan 16.33 (NVI)

Así que en vez de enfocarte en tu sufrimiento, por tus ojos en Jesús, el autor y consumador de tu fe, y haz esta oración que hizo el salmista, en voz alta:

"Dios mío, tú cumplirás en mí todo lo que has pensado hacer. Tu amor por mí no cambia, pues tú mismo me hiciste. ¡No me abandones!" Salmo 138:8 (TLA)

Dios cumplirá Su propósito en Ti, porque Su amor es para siempre!

Así que, Amigo/a, "...no te sorprendas de tener que afrontar problemas que ponen a prueba tu confianza en Dios. Eso no es nada extraño. Al contrario, alégrate de poder sufrir como Cristo sufrió, para que también te alegres cuando Cristo regrese y muestre su gloria y su poder." 1 Pedro 4.12-13 (TLA)

"Porque Jehová no abandonará a su pueblo, ni desamparará Su heredad". Salmo 94.14

Por Andres Reina.

La Blanda Respuesta

La Blanda Respuesta

Cuando aquella tarde llegó a la vieja estación, le informaron que el tren en el que ella viajaría se retrasaría aproximadamente una hora. La elegante señora, un poco fastidiada, compró una revista, un paquete de galletas y una botella de agua para pasar el tiempo.

Buscó un banco en el andén central y se sentó preparada para la espera. Mientras hojeaba su revista, un joven se sentó a su lado y comenzó a leer un diario. Imprevistamente la señora observó como aquel muchacho, sin decir una sola palabra, estiraba la mano, agarraba el paquete de galletas, lo abría y comenzaba a comerlas, una a una, despreocupadamente.

La mujer se molestó por esto, no dejaría pasar aquella situación ni haría de cuenta que nada había pasado; así que, con un gesto exagerado, tomó el paquete y sacó una galleta, la exhibió frente al joven y se la comió mirándolo fijamente a los ojos.

Como respuesta, el joven tomó otra galleta y mirándola la puso en su boca y sonrió. La señora ya enojada, tomó una nueva galleta y, con ostensibles señales de fastidio, volvió a comer otra, manteniendo de nuevo la mirada en el muchacho.

El diálogo de miradas y sonrisas continuó entre galleta y galleta. La señora cada vez más irritada, y el muchacho cada vez más sonriente.

Finalmente, la señora se dio cuenta que en el paquete sólo quedaba la última galleta. No podrá ser tan descarado, pensó mientras miraba alternativamente al joven y al paquete de galletas. Con calma el joven alargó la mano, tomó la última galleta, y con mucha suavidad, la partió exactamente por la
mitad. Así con un gesto amoroso le ofreció la mitad de la última galleta a su compañera de banco.
¡Gracias!, dijo la mujer tomando con rudeza aquella mitad. De nada, contestó el joven sonriendo suavemente mientras comía su mitad.

Entonces el tren anunció su partida... La señora se levantó furiosa del banco y subió a su vagón.
Al arrancar, desde la ventanilla de su asiento vio al muchacho todavía sentado en el andén y pensó: ¡Qué insolente, que mal educado!. Sin dejar de mirar con resentimiento al joven, sintió la boca reseca por el disgusto que aquella situación le había provocado. Abrió su bolso para sacar la botella de agua y se quedó totalmente sorprendida cuando encontró, dentro de su cartera, su paquete de galletas intacto.

Qué parecida es esta situación a muchas otras en nuestra vida, juzgamos sin temores ni contemplaciones sin conocer a fondo las situaciones, a veces sin darnos cuenta de que somos
nosotros mismos los que estamos equivocados. Pero al final de todo, la respuesta acertada es la que determina el curso de las cosas. Qué maravilloso sería poder responder siempre con sabiduría y no con violencia, esto es algo que estamos necesitando urgentemente.

La Palabra del Señor dice: "La respuesta amable calma el enojo; la respuesta violenta lo excita más. Proverbios 15:1", "¡Qué grato es hallar la respuesta apropiada, y aún más cuando es oportuna!. Proverbios 15:23", "El que al necio no responde, por necio no pasa. El que al necio sabe responder, como tal le hace parecer. Proverbios 26:4-5"


Extraído de: www.losredimidos.com

DEVOCIONAL DIARIO DE ALIENTO ESPIRITUAL I



DEVOCIONAL DIARIO DE ALIENTO ESPIRITUAL I

Dedique 3 minutos en alentarse espiritualmente de parte de Dios recibiendo un consejo celestial para fortalecer la fe y así seguir a Cristo Jesús.
Debemos alentarnos diariamente de parte de Dios en el camino del Señor recibiendo un consejo celestial para fortalecer la fe y así seguir a Cristo Jesús.

Día Causas de aliento espiritual

1- Tú eres corona de la creación de Dios y no un ser creado de la nada. Tú eres mi administrador sobre la tierra y no un esclavo de ella.
2- Tú has nacido de Adán y has decidido nacer de Cristo.
3- Tú puedes no amar tú figura y carácter pero yo te amo como eres.
4- Tú tienes errores y fallas pero estás siendo transformado. Tú piensas que no sirves para nada pero para mi vales mucho.
5- Tú crees que no eres inteligente pero la Unción te dará una nueva sabiduría.
6- Tú crees que todo te irá mal pero todas las cosas te ayudarán para bien.
7- Tú eres de Dios, de su Hijo Jesucristo y de su Espíritu Santo. Tú eres mi hijo amado y no solamente mi creación.
8- Tú eres limpio por la sangre del Cordero de Dios. Tú eres salvado, justificado, y redimido de Dios.
9- Tú eres santo y estás siendo santificado por mi Espíritu. Tú estás siendo moldeado por mi a la imagen de mi Hijo.
10- Tú eres escogido y elegido por Dios y no por otro. Tú eres sacerdocio santo para Dios. Tú tienes mi compañía constantemente y ella te guarda.
11- Tú me has entregado tú vida y yo la cuidaré. Tú has decidido seguirme y por ello muchos te seguirán.
12- Tú crees y no eres incrédulo. Tú eres hacedor de la obra de Dios y no de la tuya. Tú piensas en mis cosas y yo lo consideraré. Tú buscas a Dios y no tus cosas.
13- Tú me ministras en lo escondido y yo te recompensaré en público. Tú cantas a mi nombre y yo lo oigo y me deleito. Tú te gozas en Mi y no en el mundo.
14- Tú eres mi discípulo para llevar mi gloria a las naciones. Tú eres mi representante espiritual delante de todo ser humano.
15- Tú eres ungido para llevar mi Palabra. Tú serás levantado para llevar mi gloria y mi poder.
16- Tú enseñas mi Palabra y ella se extiende. Tú cuidas a la Iglesia de Dios y yo lo veo.
17- Tú tienes poder sobre toda fuerza del mal y sobre el mismo pecado.
18- Tú andas por fe y no por vista. Tú estás andando en el Espíritu y no en la carne. Tú estás haciendo el bien y no el mal.
19- Tú eres tentado pero no tientas a nadie. Tú puedes haber pecado pero no prácticas el pecado.
20- Tú te cansas pero en mí renuevas las fuerzas. Tú eres débil porque en mí serás fuerte. Tú eres sano porque yo soy tú sanador.
21- Tú llevas mi cruz así como yo llevé la tuya. Tú padeces por mí nombres así como yo padecí por ti.
22- Tú hablas mi Palabra y no la tuya. Tú eres testigo del poder de Dios y serás testigo del poder
de mi resurrección. Tú serás confesado por Dios y no por otra persona en los cielos.
23- Tú oyes mi Palabra y la haces. Tú vas donde yo te envío y no donde tú quieres. Tú eres obediente y no rebelde. Tú eres siervo y no esclavo.
Tú eres servidor y no esperas ser servido.
24- Tú amas a los demás y a veces no eres amado. Tú bendices siempre y a veces no eres bendecido.
Tú puedes no ser nada para el mundo pero para mí eres mi especial tesoro. Tú eres parte de mi reino y no de este mundo.
25- Tú pagas lo que debes y restauras lo dañado. Tú das y no retienes. Tú compartes y no eres mezquino.
Tú eres pobre pero eres y serás rico espiritualmente y materialmente.
26- Tú respetas a las autoridades y eso me agrada y por eso te va bien.
27- Tú estás agradándome y llevando alegría a mi corazón. Tú eres sincero conmigo y Yo soy sincero contigo.
28- Tú no eres esclavo sino libre en Cristo Jesús. Tú eres más que vencedor y no eres un derrotado.
29- Tú eres muerto al pecado y vivo para Dios. Tú eres perfecto en formación y no un ser imperfecto. Tú eres obra de mis manos y no de otro.
30- Tú serás vivificado y glorificado con mi poder. Tú eres mi heredero aunque tú no te des cuenta.
Tú tienes gozo temporal pero yo te daré gozo perpetúo.
31- Tú estás escrito en los cielos y recibirás coronas de gloria. Tú esperas mi salvación y ella vendrá.

Extraído del Libro Devocional Diario de Cristianismo Práctico y Autoministración Espiritual.

http://libro-guia-diaria-1.webnode.es/

Película El Peregrino

Una reflexión a tiempo


Una reflexión a tiempo

Estoy cansado de trabajar y de ver la misma gente, camino a mi trabajo todos los días. Llego a la casa y mi esposa sirvió lo mismo de comida para cenar. Voy a entrar al baño y mi hija de apenas año y medio no me deja porque quiere jugar conmigo, no entiende que estoy cansado. Mi padre también me molesta algunas veces y entre clientes, esposa, hija y padre me vuelven loco, quiero paz. Lo único bueno es el sueño, al cerrar mis ojos siento un gran alivio de olvidarme de todo y de todos.

• Hola, vengo por ti!
• ¿Quién eres tú? ¿Cómo entraste?
• Me manda Dios por ti. Dice que escuchó tus quejas y tienes razón, es hora de descansar
• Eso no es posible, para eso tendría que estar ...
• Así es, lo estas, ya no te preocuparás por ver a la misma gente, ni de aguantar a tu esposa con sus guisos, ni a tu pequeña hija que te moleste, ni escucharás los consejos de tu padre.
• Pero ...¿Qué va a pasar con todo? ¿con mi trabajo?
• No te preocupes, en tu empresa ya contrataron a otra persona para ocupar tu puesto y por cierto, está muy feliz porque no tenía trabajo.
• ¿Y mi esposa y mi bebé?
• A tu esposa le fue dado un hombre que la quiere, respeta y admira por sus cualidades y acepta con gusto todos sus guisos sin reclamarle nada. Y además se preocupa por tu hija y la quiere como si fuera suya, y por muy cansado que llegue del trabajo, siempre dedica tiempo para jugar con ella y son muy felices.
• No, no puedo estar muerto.
• Lo siento la decisión ya fue tomada.
• Pero eso significa que jamás volveré a besar la mejilla de mi bebé, ni a decirle te amo a mi esposa, ni darle un abrazo a mi padre. "No, no quiero morir, quiero vivir, envejecer junto a mi esposa NO QUIERO MORIR TODAVIA".
• Pero es lo que querías, descansar, ahora ya tienes un descanso eterno, duerme para SIEMPRE.
• No, NO QUIERO, no quiero, por favor Dios!

¿Qué te pasa amor? ¿ tienes una pesadilla? - dijo mi esposa despertándome.

No, no fue una pesadilla, le dije, fue otra oportunidad para disfrutar de ti, de mi bebé, de mi familia, de todo lo que Dios me dio.

¿Sabes? Estando muerto ya nada puedes hacer y estando vivo puedes disfrutarlo todo. QUE BELLO ES VIVIR. Jesucristo te ama y quiere enseñarte lo bello que es vivir, acepta su invitación, recíbele y comienza una nueva vida, de su mano, bajo su guía, bajo su protección. El Salmo 90:12 dice “Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestra mente alcance sabiduría.” Y en la carta a los Efesios 5:15-16,20 el apóstol dice “Por lo tanto, cuiden mucho su comportamiento. No vivan neciamente, sino con sabiduría. Aprovechen bien el tiempo, porque los días son malos... Den siempre gracias a Dios el Padre por todas las cosas, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.”

Acuérdate de tu creador

La Biblia, Antiguo Testamento, Eclesiastés Capítulo 12

Acuérdate de tu creador

Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento;
antes que se oscurezca el sol, y la luz, y la luna y las estrellas, y vuelvan las nubes tras la lluvia;

cuando temblarán los guardas de la casa, y se encorvarán los hombres fuertes, y cesarán las muelas porque han disminuido, y se oscurecerán los que miran por las ventanas;

y las puertas de afuera se cerrarán, por lo bajo del ruido de la muela; cuando se levantará a la voz del ave, y todas las hijas del canto serán abatidas;

cuando también temerán de lo que es alto, y habrá terrores en el camino; y florecerá el almendro, y la langosta será una carga, y se perderá el apetito; porque el hombre
va a su morada eterna, y los endechadores andarán alrededor por las calles;

antes que la cadena de plata se quiebre, y se rompa el cuenco de oro, y el cántaro se quiebre junto a la fuente, y la rueda sea rota sobre el pozo;

y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.
Vanidad de vanidades, dijo el Predicador, todo es vanidad.

Y cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al pueblo; e hizo escuchar, e hizo escudriñar, y compuso muchos proverbios.

Procuró el Predicador hallar palabras agradables, y escribir rectamente palabras de verdad.

Las palabras de los sabios son como aguijones; y como clavos hincados son las de los maestros de las congregaciones, dadas por un Pastor.

Ahora, hijo mío, a más de esto, sé amonestado. No hay fin de hacer muchos libros; y el mucho estudio es fatiga de la carne.

El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.

Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.

A vivir mejor!


A VIVIR MEJOR!!!

Haz como los pájaros, comienza el día cantando.


La música es alimento para el espíritu.


Canta cualquier cosa, canta desafinando,pero canta.


Cantar dilata los pulmones, y abre el alma,para todo lo bueno.


Si insistes en no cantar, por lo menos escucha mucha música, y déjate llevar por ella.


Ríete de ti mismo. Es el comienzo para ser felíz!


Ríete abiertamente para que todos, se puedan contagiar de tu alegría.


No te dejes abatir por los problemas.


Si tratas de convencerte, de que estás bien, terminarás convenciéndote, de que realmente lo estás, y cuando menos lo pienses te vas a sentir realmente bien.


El buen humor, así como el malhumor, se contagian.


¿Cual de ellos vas a escoger?


Si estás de buen humor, las personas a tu alrededor tambiénlo estarán y lo necesitan, como tú.


Leé libros, leé poesía; la poesía es el artede aceitar el alma. Leé novelas, historias de amor, todo lo que reviva tus sentimientos.


Camina, corre, salta...


El peso de la cabeza es muy grande, contrabalanceálo con algo! Y te vas a sentir mejor, más animado, más joven.


Encara tus obligaciones con satisfacción.


Es maravilloso disfrutar lo que se hace. Pon amor en todo lo que está a tu alcance.


Cuando te propongas hacer algo, ¡metete de cabeza!


No dejes escapar las oportunidades, no vuelven.


Ninguna barrera es infranqueable siestás dispuesto a luchar contra ella.


No dejes que tus problemas se acumulen, resuélvelos lo antes posible.


Habla, conversa, explica, discute y perdona: el silencio mata.


Exterioriza todo, deja que las personas sepan que las estimas, que las amas, que las necesitas.


¡AMAR NO ES VERGÜENZA, por el contrario, ES LINDO!


Vuelve a las cosas puras, dedícate a la naturaleza.


Cultiva tu interior y ella hará que brote belleza de todos tus poros.


No seas aburrido(a). Tu puedes! Todos podemos. Entonces ... ¡¡¡Vamos!!! "A Vivir Mejor"


Pero por sobre todo lee la Biblia, que es la Palabra Viva y Eficaz para tu Vida.

Con fe y amor.

Marcelo y Graciela Quiroga.

Llévame a la cruz

Tres granos de trigo

Tres granos de trigo


Tres amigos cuidaban de una pequeña granja. Desgraciadamente aquel año había sido catastrófico y habían perdido toda la cosecha. Sin tierras que recolectar, sin grano que vender se encontraban con la ruina.

Tras este suceso dividieron la parcela, y cada uno de estos tres amigos tomó caminos diferentes, pero con una base de partida en común. Ninguno tenía más que el otro, la parcela que le correspondía por derecho y un solo grano de trigo en el fondillo de sus bolsillos.

El más optimista sembró el grano de trigo que encontró en su bolsillo, el más indeciso lo guardó sin saber muy bien que hacer con el y el más pesimista tiró el grano maldiciendo por su mala fortuna.

Al cabo del tiempo el primero de ellos había ido sembrando cada una de las semillas que había obtenido a raíz de haber sembrado la primera semilla que encontró en su bolsillo. Había puesto todas sus esperanzas y todo su entusiasmo en volver a recuperar lo que un día perdió.

El segundo, había dudado tanto que, sin darse cuenta, el tiempo había pasado y se encontraba en la misma situación. Pronto se percató de que su amigo había tenido éxito y sembró su semilla con grandes esperanzas disfrazadas bajo el miedo y la inquietud.

El tercero de ellos estaba totalmente arruinado y después de ver el éxito del primero y la oportunidad del segundo maldecía y maldecía sin parar. En el fondo envidiaba a sus antiguos amigos.

Pasó el tiempo y el primero había conseguido fortuna y abundancia. Había conseguido sembrar su parcela al completo, incluso había ahorrado e invertido en comprar nuevas tierras que sembrar.

El segundo de ellos había fracasado, la semilla de la esperanza que finalmente decidió plantar nunca germinó y acabó sin nada.

El último de ellos se había convertido en un pobre arruinado que vivía en la calle con una tierra desaprovechada, sin sembrar. Frustrado y con la punta de la lengua tan amarga que se envenenaba a si mismo cada vez que una palabra salía de su boca. Al enterarse de la suerte del primero lo envidió aún más y cuando supo del fracaso del segundo corrió a reírse de él.

Mientras el que el tercero de ellos se reía de la desgracia del segundo, tras haber perdido su única esperanza, apareció el primero. Era la primera vez que se encontraban desde que tomaron caminos diferentes hacía ya tanto tiempo.

El primero de ellos limpió las lagrimas del segundo, le ofreció su ayuda y le entregó los sacos suficientes de semilla para que pudiese volver a sembrar toda su parte de parcela. El primero ofreció lo mismo al tercero pero a cambio no solo tendría que trabajar su propia cosecha sino que ayudaría al segundo a sembrar, cuidar y recolectar su cosecha.

Qué demostración de fe y amor que tuvo el primero! Tratemos de imitarlo.

La Bolsa de Agua Caliente

La Bolsa de Agua Caliente

Esta es la historia de un medico que trabajó en Africa.

Una noche trabajé duro con una madre en su parto, pero a pesar de todo lo que pudimos hacer, ella falleció dejándonos un pequeño y prematuro bebé y una niña de dos años que lloraba desconsoladamente. Tuvimos grandes problemas para mantener vivo al bebé, no teníamos incubadora ni electricidad para hacer funcionar una.

Tampoco teníamos alimento especial para estos casos. Aunque estábamos sobre la línea del Ecuador, las noches a menudo eran frías con peligrosos vientos. Una estudiante que me ayudaba fue a buscar una cobija de lana que teníamos para los bebés.

Otra fue a atizar el fuego y a cargar una bolsa con agua caliente. Ella volvió casi inmediatamente muy preocupada para decirme que la bolsa se rompió al llenarla. (las bolsas de agua caliente se rompen fácilmente en climas tropicales). ¡Y era nuestra última bolsa!, exclamó. Como se acostumbra en Occidente, no hay que llorar sobre la leche derramada, de modo que en Africa central se puede considerar no llorar sobre bolsas de agua caliente rotas. Estas no crecen en los árboles, y no hay farmacias en los bosques donde comprarlas.

“Muy bien” dije, “pon al bebé lo más cerca posible del fuego y acuéstate entre el bebé y la puerta para evitar las corrientes de aire frío. Tu trabajo es mantener con calor al bebé.”

Al mediodía, como hacía todos los días, fui a orar con los chicos del orfanato que querrían reunirse conmigo. Les daba sugerencias sobre cosas por las cuales orar, y también les conté del pequeño bebé. Les expliqué nuestro problema de mantener al bebé con calor suficiente, la bolsa de agua caliente que se había roto, y que el bebé podía fácilmente morir si se enfriaba. También les conté de su hermana de 2 años, que lloraba porque su madre había muerto.

Mientras orábamos, una de las niñas, de nombre Ruth, hizo la usual sincera oración que los niños hacen en África. “Dios, por favor, envíanos una bolsa de agua caliente hoy, mañana será demasiado tarde porque el bebé habrá fallecido, por favor envíala esta tarde”.

Mientras trataba de contenerme por la audacia de su oración, ella añadió: “y también ¿podrías por favor enviarnos una muñeca de juguete para la niña, así ella puede ver que Tú realmente la amas?”

Como sucede a menudo con las oraciones de los niños, yo fui sacudido. ¿Podría yo decir amén honestamente? ¡Yo no creía que Dios podría hacer esto!

Oh sí, yo sé que El puede hacer todo; la Biblia dice así. Pero hay límites, ¿no es cierto? La única forma en que Dios podía contestar esta oración en particular, sería si alguien enviaba una encomienda desde el exterior. Hacía ya casi 4 años que estaba en Africa y nunca había recibido una encomienda.

Y si alguien enviaba una ¿podría ser que incluya una bolsa de agua caliente? ¡Yo vivía sobre el Ecuador!

A media tarde mientras estaba dando clases al grupo de enfermería, me llegó el mensaje de que un vehículo había llegado a mi casa. Para cuando llegué a mi casa el vehículo ya se había ido, pero en la puerta había una caja de unos 11 kilos. Sentí que mis ojos se llenaban de lágrimas, no pude abrir la caja yo solo, llamé a los niños del orfanato para que me ayuden. Con mucho cuidado sacamos los precintos y empezamos a desempacar con mucha emoción. Había unos 15 chicos observando la gran caja. Comencé a sacar yerseis de colores muy brillantes. Los ojos de los chicos estaban iluminados. Había vendas para los leprosos. También había pasas de uva que serían de utilidad para el fin de semana.

Luego puse mi mano nuevamente en la caja y sentí… ¿podía esto ser cierto? Lo tomé y lo saqué. Sí. ¡Una bolsa de agua caliente nueva! Lloré, yo no había pedido a Dios que nos la mande; yo no creí verdaderamente que El podía.

Ruth estaba en primera fila. Ella se adelantó y en alta voz dijo, “si Dios envió una bolsa de agua caliente, también debe haber enviado la muñeca”.

Escarbando hacia el fondo de la caja, ella sacó una hermosa muñeca con un vestido de colores. ¡Sus ojos brillaban, ella nunca había dudado!

Mirándome me preguntó, ¿“puedo ir contigo y darle la muñeca a la niña, así ella sabrá que Jesús realmente la ama”? “Por supuesto”, respondí.

Aquella encomienda había estado de viaje durante 5 meses, la habían enviado mis compañeros de escuela que tuvieron la impresión de obedecer a Dios e incluir una bolsa de agua caliente, aún para la línea del Ecuador .

Y una chica había puesto la muñeca para una niña Africana 5 meses antes, en respuesta a la oración de fe de una niña de 10 años, y traerla esa misma tarde.

“Antes que clamen, responderé yo, dice Dios" Isaías 65:24.

LEYENDO ISAIAS 65:24 DICE "Antes que me llamen les responderé y antes de que terminen de hablar habrán sido atendidos"

Cuando recibas este mail, di esta oración. Es todo lo que te pido. No hay cosas adjuntas. Tan solo envíaselo a quien tú quieras- solo envíalo. La oración es el mayor regalo que podemos recibir. No tiene costo, es gratis pero tiene muchas recompensas. Continuemos orando los unos por los otros.

Esta magnífica oración toma menos de un minuto.

Padre Celestial, te ruego que bendigas a mis amigos que leen este mail. Te pido que tu Espíritu los consuele. Donde hay dolor, dales Tu paz y Tu misericordia. Donde hay dudas, renueva la confianza en ellos y alivia su cansancio, te pido que les des entendimiento y fuerza. Donde hay temor, revela nuestro amor y dales Tu coraje… bendice sus finanzas, dales una visión más amplia, y provee amigos y personas que los apoyen y consuelen. Te pido esto en el nombre de Jesús, Amén.

El tiempo del fin

La Biblia, Antiguo Testamento, Daniel Capítulo 12

El tiempo del fin

1 En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro.

2 Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua.

3 Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad.

4 Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará.

5 Y yo Daniel miré, y he aquí otros dos que estaban en pie, el uno a este lado del río, y el otro al otro lado del río.

6 Y dijo uno al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río: ¿Cuándo será el fin de estas maravillas?

7 Y oí al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río, el cual alzó su diestra y su siniestra al cielo, y juró por el que vive por los siglos, que será por tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo. Y cuando se acabe la dispersión del poder del pueblo santo, todas estas cosas serán cumplidas.

8 Y yo oí, mas no entendí. Y dije: Señor mío, ¿cuál será el fin de estas cosas?

9 El respondió: Anda, Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin.

10 Muchos serán limpios, y emblanquecidos y purificados; los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán.

11 Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días.

12 Bienaventurado el que espere, y llegue a mil trescientos treinta y cinco días.

13 Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días.

Que yo no pierda

Que yo no pierda


Que Dios no permita que yo pierda el ROMANTICISMO, aún sabiendo que las rosas no hablan...

Que yo no pierda el OPTIMISMO, aún sabiendo que el futuro que nos espera puede no ser tan alegre...

Que yo no pierda las GANAS DE VIVIR, aún sabiendo que la vida es, en muchos momentos, dolorosa...

Que yo no pierda las ganas de TENER GRANDES AMIGOS, aún sabiendo que, con las vueltas de la vida, ellos se terminan yendo...

Que yo no pierda las ganas de AYUDAR A LOS DEMÁS, aún sabiendo que muchos son incapaces de ver, reconocer y retribuir, esta ayuda...

Que yo no pierda el EQUILIBRIO, aún sabiendo que innumerables fuerzas quieren que me caiga...

Que yo no pierda las GANAS DE AMAR, aún sabiendo que la persona que mas amo puede no sentir lo mismo por mi...

Que yo no pierda la LUZ Y EL BRILLO DE LA MIRADA, aún sabiendo que muchas cosas que veré en el mundo oscurecerán mis ojos...

Que yo no pierda la GARRA, aún sabiendo que la derrota y la pérdida son dos adversarios extremadamente peligrosos...

Que yo no pierda la RAZÓN, aún sabiendo que las tentaciones de la vida son innumerables y deliciosas...

Que yo no pierda el SENTIMIENTO DE JUSTICIA, aún sabiendo que el perjudicado pueda ser yo...

Que yo no pierda mi ABRAZO FUERTE, aún sabiendo que un día mis brazos estarán débiles...

Que yo no pierda la BELLEZA Y LA ALEGRÍA DE VER, aún sabiendo que muchas lágrimas brotaran de mis ojos y se escurrirán por mi alma...

Que yo no pierda el AMOR POR MI FAMILIA, aún sabiendo que ella muchas veces me exigirá esfuerzos increíbles para mantener su armonía...

Que yo no pierda las ganas de DAR ESTE ENORME AMOR que existe en mi corazón, aún sabiendo que muchas veces será sometido y aún rechazado...

Que yo no pierda las ganas de SER GRANDE, aún sabiendo que el mundo es pequeño... Y encima de todo...

Que yo jamás olvide que Dios me ama infinitamente!

Que un pequeño grano de alegría, es esperanza dentro de cada uno, y es capaz de cambiar y transformar cualquier cosa, pues...

LA VIDA ES CONSTRUIDA EN LOS SUEÑOS Y CONCRETADA EN EL AMOR!

Mi oración

Mi oración

No te pido Señor solamente
que me des entereza, poder contra el mal;
ni tan sólo te imploro por más de esa fuerza
que en la lucha sostiene,
y en la prueba da paz.

Yo te pido que dejes mi grande flaqueza,
y que sienta mi escaso poder de triunfar.
Sólo así buscaré y ansiaré tu firmeza;
sólo así sentiré mi maldad.

No te pido Señor solamente
por valor en la prueba, o por fe al luchar.
Yo prefiero derrotas que quiten firmeza
a victorias ganadas, mas sin humildad.

Un espíritu pobre y sediento de fuerzas
que me lleve a tus pies y me obligue a confiar:
esto sólo te pido..... pues entonces tu gracia
en mi humana flaqueza perfecta se hará.

Poesías En El camino
Elsie Romanenghi de Powell
Ediciones Kairos

La niña de sus ojos

Correr la carrera de la fe

Notas Imitación de Cristo de Tomás de Kempis

Capítulo 6: DE LOS DESEOS DESORDENADOS

1. Cuantas veces desea el hombre desordenadamente alguna cosa, luego pierde el sosiego.

El soberbio y el avariento nunca están quietos; el pobre y el humilde de espíritu viven en mucha paz.

El hombre que no es perfectamente mortificado en sí, presto es tentado y vencido de cosas pequeñas y viles.

El flaco de espíritu y que aún está inclinado a lo animal y sensible, con dificultad se puede abstraer totalmente de los deseos terrenos.

Y cuando se abstiene recibe muchas veces tristeza, y se enoja presto si alguno le
contradice.

Pero si alcanza lo que desea, siente luego pesadumbre por el remordimiento de la conciencia; porque siguió a su apetito, el cual nada aprovecha, para alcanzar la paz que busca.

En resistir, pues, a las pasiones se halla la verdadera paz del corazón, y no en seguirlas. No hay, pues, paz en el corazón del hombre carnal, ni del que se entrega a lo exterior, sino en el que es fervoroso y espiritual.


Capítulo 7: QUE SE HA DE HUIR LA VANA ESPERANZA Y LA SOBERBIA

1.Vano es el que pone su esperanza en los hombres o en las criaturas. No te avergüences de servir a otros por amor a Jesucristo y parecer pobre en este siglo.

No confíes de ti mismo, sino pon tu esperanza en Dios. Haz lo que puedas, y Dios favorecerá tu buena voluntad. No confíes en tu ciencia ni en la astucia de ningún viviente, sino en la gracia de Dios que ayuda a los humildes y abate a los presumidos.

2. Si tienes riquezas, no te gloríes en ellas ni en los amigos, aunque sean poderosos, sino en Dios, que todo lo da, y, sobre todo, desea darse a Sí mismo. No te ensalces por la gallardía y hermosura del cuerpo, que con pequeña enfermedad destruye y afea. No te engrías de tu habilidad o ingenio, no sea que desagrades a Dios, de quien es todo bien natural que tuvieres.

3. No te estimes por mejor que otros, porque no seas quizá tenido por peor delante de Dios, que sabe lo que hay en el hombre. No te ensoberbezcas de tus buenas obras, porque de otra manera son los juicios de Dios que los de los hombres, y a El muchas veces desagrada lo que a ellos contenta.

Si tuvieres algo bueno, piensa que son mejores los otros, porque así conservas la humildad. No te daña si te pusieres debajo de todos mas es muy dañoso si te antepones a sólo uno. Continua paz tiene el humilde; mas en el corazón del soberbio hay emulación y saña frecuente.


Capítulo 8 : QUE SE HA DE EVITAR LA MUCHA FAMILIARIDAD

1. No descubras tu corazón a cualquiera (Eccl., 8, 22), mas comunica tus cosas con el sabio y temeroso de Dios.

Con los jóvenes y extraños conversa poco. Con los ricos no seas lisonjero, ni estés de huena gana delante de los grandes. Acompáñate con los humildes y sencillos y con los devotos y bien acostumbrados, y trata con ellos cosas de edificación: Desea ser familiar a sólo Dios y a sus ángeles, y huye de ser conocido de los hombres.

2. Justo es tener caridad con todos; pero no conviene la familiaridad. Algunas veces sucede que la persona no conocida resplandece por la buena fama; pero su presencia suele parecer mucho menos.

Pensamos algunas veces agradar a los otros con nuestra conversación.


Capítulo 9: DE LA OBEDIENCIA Y SUJECIÓN

1. Gran cosa es estar en obediencia, vivir debajo de un superior y no tener voluntad propia. Mucho más seguro es estar en sujeción que en mando.

Muchos están en obediencia más por necesidad que por caridad; los cuales tienen trabajo y ligeramente murmuran, y nunca tendrán libertad de ánimo si no se sujetan por Dios de todo corazón.

Anda de una parte a otra; no hallarás descanso sino en la humilde sujeción al superior.

2. Verdad es que cada uno se rige de buena gana por su propio parecer, y se inclina más a los que siguen su sentir. Mas si Dios está entre nosotros, necesario es que dejemos algunas veces nuestro parecer por el bien de la paz. ¿Quién es tan sabio que lo sepa todo enteramente?


Capítulo 10: QUE SE HA DE CERCENAR LA DEMASÍA EN LAS PALABRAS

1. Excusa cuanto pudieres el ruido de los hombres; pues mucho estorba el tratar de las cosas del siglo, aunque se digan con buena intención.

Porque presto somos amancillados y cautivos de la vanidad.

Muchas veces quisiera haber callado y no haber estado entre los hombres.

Pero, cuál es la causa que tan de gana hablamos y platicamos, unos con otros, viendo cuán pocas veces volvemos al silencio sin daño de la conciencia?

La razón es que por el hablar buscamos ser consolados unos de otros y deseamos aliviar el corazón fatigado de pensamientos diversos.

Y de muy buena gana nos detenemos en hablar y pensar de las cosas que amamos o sentimos adversas.

Mas, ¡ay dolor!, que muchas veces sucede vanamente y sin fruto; porque esta exterior consolación es de gran detrimento a la interior y divina.

2. Por eso, velemos y oremos, no se nos pase el tiempo en balde. Si puedes y conviene hablar, sean cosas que edifiquen.


Capítulo 11 : CÓMO SE DEBE ADQUIRIR LA PAZ Y DEL CELO DE APROVECHAR

1. Mucha paz tendríamos si en las dichos y hechos ajenos que no nos pertenecen no quisiésemos meternos. ¿Cómo puede estar en paz mucho tiempo el que se entremete en cuidados ajenos, y busca ocasiones exteriores, y dentro de sí poco o tarde se recoge? bienaventurados los sencillos, porque tendrán mucha paz.

2. ¿Cuál fue la causa por que muchos de los Santos fueron tan perfectos y contemplativos? Porque estudiaron en mortificarse totalmente a todo deseo terreno; y por eso pudieron con lo íntimo del corazón allegarse a Dios y ocuparse libremente en sí mismos.

Nosotros nos ocupamos mucho con nuestras pasiones; y tenemos demasiado cuidado de lo transitorio. Y también pocas veces vencemos un vicio perfectamente, ni nos alentamos para aprovechar cada día, y por esto nos quedamos tibios y aun fríos.

3.Si estuviésemos perfectamente muertos a nosotros mismos, y en lo interior desocupados, entonces podríamos gustar las cosas divinas y experimentar algo de la contemplación celestial. El impedimento mayor y total es qué no somos libres de nuestras inclinaciones y deseos, ni trabajamos por entrar en el camino perfecto de los Santos.

4.Y también cuando alguna adversidad se nos ofrece, muy presto nos desalentamos y nos volvemos a las consolaciones humanas. Si nos esforzásemos más a pelear como fuertes varones, veríamos sin duda la ayuda del Señor que viene desde el Cielo sobre nosotros. Porque dispuesto está a socorrer a los que pelean y esperan en su gracia, y nos procura ocasiones de pelear para que alcancemos victoria. Si solamente en las observancias de fuera ponemos el aprovechamiento de la vida religiosa, presto se nos acabara la devoción.

5. Si cada año desarraigásemos un vicio presto seríamos perfectos. Mas ahora, al contrario, muchas veces experimentamos que fuimos mejores y más puros en el principio de nuestra conversión que después de muchos años de profesos. Nuestro fervor y aprovechamiento cada día debe crecer; mas ahora ya nos parece mucho conservar alguna parte del primer fervor. Si al principio hiciésemos algún esfuerzo, podríamos después hacerlo todo con facilidad y gozo.

6. Grave cosa es dejar la costumbre; pero, más grave es ir contra la propia voluntad. Mas si no vences las cosas pequeñas y ligeras, ¿cómo vencerás las dificultosas?
Resiste en los principios a tu inclinación, y deja la mala costumbre, porque no te lleve poco a poco a mayor dificultad. ¡Oh, si mirases cuánta paz a ti mismo, y cuánta alegría darías a los otros rigiéndote bien, yo creo que serías más solícito en el aprovechamiento espiritual!

Traduce esta página web a tu idioma - Translate this website into your language - Traduire ce site dans votre langue - Tradurre questo sito nella tua lingua - Traduzir este site para o seu idioma - Transferre hoc website in lingua - Vertaal hierdie webwerf in jou taal - Übersetzen Sie diese Website in Ihre Sprache - Tradueix aquesta pàgina a la teva llengua -
English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

RECIBE NUESTROS MENSAJES POR EMAIL

RECIBE NUESTROS MENSAJES POR EMAIL
RECIBE NUESTROS MENSAJES POR EMAIL

************** SUSCRIBITE A NUESTROS MENSAJES DE ALIENTO SEMANAL **************

Ingresa tu dirección de email:

Delivered by FeedBurner

************** DEJANOS UN MENSAJE AQUI O POR EMAIL **************

*** ENVIA TU CONSULTA O PEDIDO DE ORACION, GRATUITO DE AYUDA ESPIRITUAL ***

Coméntanos tu situación

Hola Amigo/a!!! Bienvenido/a!!! soy AEG

Hola Amigo/a!!! Bienvenido/a!!! soy AEG
Estos libros te pueden ayudar

.

.
** VIRTUALES, INTERACTIVOS PARA PC, NO IMPRESOS, DESCARGABLES DE INTERNET, COSTO ACCESIBLE ** Se le enviará el enlace para descargar el programa inmediatamente después de recibir el pago.

.

.

** INGRESA CON TU FAMILIA AL REINO DE LOS CIELOS A TRAVES DE ESTA ORACION: **

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.


************** SIGUENOS POR EMAIL **************