***** BENDICE NUESTRO MINISTERIO DE AYUDA ESPIRITUAL GRATUITA EN INTERNET Y TU VIDA SERA BENDECIDA.

NUESTROS SERVICIOS

*** BIENVENIDO/A A LA PAGINA WEB DE AYUDA ESPIRITUAL GRATIS POR INTERNET ***
¿De qué se trata?
Es un servicio de aconsejamiento espiritual. Usted puede contarnos su problema y nosotros le aconsejamos desde una perspectiva humano cristiana para que pueda solucionarlos. Su consulta se trata con absoluta reserva. Cientos de personas en todo el mundo nos han consultado y han agradecido la ayuda suministrada. Nuestra visión es de reino, esto quiere decir que nos gustaría que usted pueda asistir a nuestra iglesia, crecer espiritualmente y recibir grandes bendiciones de Dios, pero también nos alegra que usted pueda ser bendecida y desarrollarse en su vida, en su entorno social, en su ciudad y ser feliz.
Las áreas de consulta son muchísimas, usted puede consultarnos sobre relaciones familiares, sobre su vida existencial, su relación social, su trabajo, la vida espiritual, sobre el futuro del hombre según la Biblia, sobre problemas matrimoniales, vicios, drogadicción, soledad, etc.
Estamos dispuestos a aconsejarle espiritualmente, orar a Dios por su vida junto con otras personas, orientarle y asesorarle cristianamente, enviarle información de aliento para su vida existencial, mantener una amistad verdadera, y acompañarle en los momentos difíciles. Para que de esta manera usted pueda desarrollar todo su potencial a favor suyo y a favor de los demás.

Traduce esta página web a tu idioma - Translate this website into your language - Traduire ce site dans votre langue - Tradurre questo sito nella tua lingua - Traduzir este site para o seu idioma - Transferre hoc website in lingua - Vertaal hierdie webwerf in jou taal - Übersetzen Sie diese Website in Ihre Sprache - Tradueix aquesta pàgina a la teva llengua -
English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Mostrando entradas con la etiqueta Obediencia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Obediencia. Mostrar todas las entradas

BIBLIA: A obedecer, bendecir, hacer el bien, no pecar, y vestirse

LA BIBLIA, NUEVO TESTAMENTO, ROMANOS 13

Actitud hacia las autoridades 

Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. 

De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. 

Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella; 

porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo. 

Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia. 

Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo. 

Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra. 

No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. 

Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 

El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor. 

Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos. 

La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. 

Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, 

sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne. 


CONCLUSION:
Obedece a la autoridad establecida, sea eclesiástica o secular.
Ora por ella y bendícela en oración, de esta manera te estarás bendiciendo a ti mismo y verás el cambio instantaneamente.
Haz el bien y no el mal.
No peques ni de pensamiento, ni de palabra, ni de actos.
Vístete del Señor Jesucristo, y de los frutos del Espíritu Santo.

ACCION:

Ora y bendice en oración a tu esposo, jefe, autoridades gubernamentales, presidente, etc.
Obedece las leyes, reglas, ordenes y mandamientos establecidos.
Procura no pecar, y si lo haz hecho, arrepiéntente de ello y pide perdón a Dios y a los hombres.
Busca al Señor Jesucristo, conocelo, aprende de él, se como el, y pide su nueva naturaleza espiritual.

REFLEXION: LA NECESIDAD DE OBEDECER CONTINUAMENTE


LA NECESIDAD DE OBEDECER CONTINUAMENTE

Dios nos revela las enseñanzas bíblicas según la medida de nuestra obediencia. Cuanto más lo obedezcamos, más luz recibiremos. Si seguimos obedeciendo a Dios, seguiremos viendo. Sin consagración es imposible ver. Sin una obediencia constante, no podemos continuar viendo. Si nuestra consagración no es absoluta, la iluminación no va a ser grande. Si nuestra obediencia no es absoluta, la luz que recibamos no será completa. Por consiguiente, lo fundamental es la consagración. Si el hombre no entiende el significado de la consagración, no puede entender la Biblia. Una persona consagrada no solamente debe tener una consagración inicial, sino que tiene que mantener su obediencia delante del Señor en todo momento. Sólo de esta manera podrá ver continuamente. La medida de luz que un hombre recibe depende de cuanto obedezca después de su consagración inicial. Si somos perfectos en nuestra obediencia, seremos perfectos en nuestra visión.

Debemos prestar especial atención a lo dicho por el Señor en Juan 7:17: “El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la enseñanza es de Dios, o si Yo hablo por Mi propia cuenta”. Si una persona desea hacer la voluntad de Dios, podrá conocerla. En otras palabras, la obediencia es una condición para conocer la voluntad de Dios. La decisión de hacer la voluntad de Dios es la condición para conocer la enseñanza de Dios. Si una persona no tiene la intención de hacer la voluntad de Dios y desea conocer la enseñanza de Dios, está pidiendo algo imposible. Para conocer la enseñanza de Dios, el hombre debe estar determinado a cumplirla. Esta determinación se relaciona con la actitud. Dios desea que primero tengamos una actitud obediente; entonces, la enseñanza de Dios nos será clara. No debemos preguntar qué es lo que la Biblia enseña, sino si estamos dispuestos a obedecerla. El problema reside en nuestra actitud; no tiene nada que ver con la enseñanza de la Biblia. La Biblia puede estar abierta para nosotros dependiendo de nuestra actitud hacia Dios. Nosotros somos responsables por nuestra actitud; mientras que Dios es responsable por Su enseñanza. Si nuestra actitud es correcta, Dios nos da revelación y abre nuestros ojos inmediatamente. Si complementamos esto con nuestra obediencia, nuestra actitud, una vez, más será correcta, y Dios nos concederá más revelación. Primero se requiere una actitud correcta, y sólo entonces se recibe la revelación. Si respondemos a la revelación con obediencia, tendremos la actitud correcta y recibiremos más revelación.

Muchos afirman haber visto las verdades de la Biblia. En realidad, solamente quienes resuelven hacer la voluntad de Dios las han visto, y sólo ellos pueden decir que su visión es clara y completa. El Señor tiene que trabajar mucho en nosotros antes de que podamos “decidir” esto. No piensen que la luz viene gratuitamente. Toda visión viene acompañada de un alto precio; tenemos que pagar el precio para ver. Algunas veces el Señor tiene que hacer pasar a la persona por dos o tres experiencias antes de que vea algo. Otras veces Dios tiene que hacerlo pasar por otras seis o siete experiencias. La luz de Dios viene con frecuencia a nosotros indirectamente. Primero brilla en un objeto, el cual la refleja a nosotros. La luz de Dios viene frecuentemente de un modo indirecto. Debemos ver la luz desde cierto ángulo, antes de poder verla desde otro. En ocasiones necesitamos pasar por varias experiencias antes de ver la luz. Si somos desobedientes en algo, perderemos la revelación. Es así como actúa la luz de Dios. Muchas veces podemos ver claramente sólo cuando nosotros mismos nos hemos ubicado en diferentes ángulos. Cuanto más alto sea el precio que paguemos delante del Señor, más luz recibiremos. La obediencia en algo nos guiará a obedecer otra cosa y luego a obedecer muchas cosas más. Lo que experimentamos de la luz nos guiará a otra experiencia y luego a más luz. La voluntad de Dios está detrás de todo lo que El dispone. Siempre que una persona pierde dos o tres oportunidades de obedecer a Dios, sufre una pérdida delante de El.

No importa cuánta confianza tengamos en nuestra consagración y obediencia, tenemos que darnos cuenta de que cada vez que tenemos un velo, se debe a que algo no está bien en nuestra consagración. Si no vemos, son nuestros ojos los que están mal. Dios no carece de luz, pero cada vez que El ve renuencia de nuestra parte, detiene Sus palabras. Dios nunca fuerza a nadie a hacer nada, pero tampoco comunica Su palabra de una manera barata. Si encuentra alguna resistencia en nosotros, el Espíritu Santo se aparta y se retrae, pues no se imparte por un bajo precio. Si algo está mal en la consagración de una persona, Dios no le dará ninguna luz. No es un problema trivial que el hombre no entienda la Biblia , porque ello pone en evidencia un problema en su consagración. El colirio espiritual requiere un precio; no se obtiene gratuitamente. Toda visión requiere un precio. Ninguna visión se recibe gratis.

W. Nee

REFLEXION: LA NECESIDAD DE OBEDECER CONTINUAMENTE


LA NECESIDAD DE OBEDECER CONTINUAMENTE

Dios nos revela las enseñanzas bíblicas según la medida de nuestra obediencia. Cuanto más lo obedezcamos, más luz recibiremos. Si seguimos obedeciendo a Dios, seguiremos viendo. Sin consagración es imposible ver. Sin una obediencia constante, no podemos continuar viendo. Si nuestra consagración no es absoluta, la iluminación no va a ser grande. Si nuestra obediencia no es absoluta, la luz que recibamos no será completa. Por consiguiente, lo fundamental es la consagración. Si el hombre no entiende el significado de la consagración, no puede entender la Biblia. Una persona consagrada no solamente debe tener una consagración inicial, sino que tiene que mantener su obediencia delante del Señor en todo momento. Sólo de esta manera podrá ver continuamente. La medida de luz que un hombre recibe depende de cuanto obedezca después de su consagración inicial. Si somos perfectos en nuestra obediencia, seremos perfectos en nuestra visión.

Si deseas, ofrenda a este ministerio de consejería y evangelístico con tarjeta de crédito:

************** MENSAJES ANTERIORES **************

RECIBE NUESTROS MENSAJES POR EMAIL

RECIBE NUESTROS MENSAJES POR EMAIL
RECIBE NUESTROS MENSAJES POR EMAIL

************** SUSCRIBITE A NUESTROS MENSAJES DE ALIENTO SEMANAL **************

Ingresa tu dirección de email:

Delivered by FeedBurner

************** DEJANOS UN MENSAJE AQUI O POR EMAIL **************

*** ENVIA TU CONSULTA O PEDIDO DE ORACION, GRATUITO DE AYUDA ESPIRITUAL ***

Coméntanos tu situación

Hola Amigo/a!!! Bienvenido/a!!! soy AEG

Hola Amigo/a!!! Bienvenido/a!!! soy AEG
Estos libros te pueden ayudar

.

.
** VIRTUALES, INTERACTIVOS PARA PC, NO IMPRESOS, DESCARGABLES DE INTERNET, COSTO ACCESIBLE ** Se le enviará el enlace para descargar el programa inmediatamente después de recibir el pago.

.

.

** INGRESA CON TU FAMILIA AL REINO DE LOS CIELOS A TRAVES DE ESTA ORACION: **

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.


************** SIGUENOS POR EMAIL **************