***** BENDICE NUESTRO MINISTERIO DE AYUDA ESPIRITUAL GRATUITA EN INTERNET Y TU VIDA SERA BENDECIDA.

NUESTROS SERVICIOS

*** BIENVENIDO/A A LA PAGINA WEB DE AYUDA ESPIRITUAL GRATIS POR INTERNET ***
¿De qué se trata?
Es un servicio de aconsejamiento espiritual. Usted puede contarnos su problema y nosotros le aconsejamos desde una perspectiva humano cristiana para que pueda solucionarlos. Su consulta se trata con absoluta reserva. Cientos de personas en todo el mundo nos han consultado y han agradecido la ayuda suministrada. Nuestra visión es de reino, esto quiere decir que nos gustaría que usted pueda asistir a nuestra iglesia, crecer espiritualmente y recibir grandes bendiciones de Dios, pero también nos alegra que usted pueda ser bendecida y desarrollarse en su vida, en su entorno social, en su ciudad y ser feliz.
Las áreas de consulta son muchísimas, usted puede consultarnos sobre relaciones familiares, sobre su vida existencial, su relación social, su trabajo, la vida espiritual, sobre el futuro del hombre según la Biblia, sobre problemas matrimoniales, vicios, drogadicción, soledad, etc.
Estamos dispuestos a aconsejarle espiritualmente, orar a Dios por su vida junto con otras personas, orientarle y asesorarle cristianamente, enviarle información de aliento para su vida existencial, mantener una amistad verdadera, y acompañarle en los momentos difíciles. Para que de esta manera usted pueda desarrollar todo su potencial a favor suyo y a favor de los demás.

Traduce esta página web a tu idioma - Translate this website into your language - Traduire ce site dans votre langue - Tradurre questo sito nella tua lingua - Traduzir este site para o seu idioma - Transferre hoc website in lingua - Vertaal hierdie webwerf in jou taal - Übersetzen Sie diese Website in Ihre Sprache - Tradueix aquesta pàgina a la teva llengua -
English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Mostrando entradas con la etiqueta Perseverar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Perseverar. Mostrar todas las entradas

REFLEXION: LA NECESIDAD DE OBEDECER CONTINUAMENTE


LA NECESIDAD DE OBEDECER CONTINUAMENTE

Dios nos revela las enseñanzas bíblicas según la medida de nuestra obediencia. Cuanto más lo obedezcamos, más luz recibiremos. Si seguimos obedeciendo a Dios, seguiremos viendo. Sin consagración es imposible ver. Sin una obediencia constante, no podemos continuar viendo. Si nuestra consagración no es absoluta, la iluminación no va a ser grande. Si nuestra obediencia no es absoluta, la luz que recibamos no será completa. Por consiguiente, lo fundamental es la consagración. Si el hombre no entiende el significado de la consagración, no puede entender la Biblia. Una persona consagrada no solamente debe tener una consagración inicial, sino que tiene que mantener su obediencia delante del Señor en todo momento. Sólo de esta manera podrá ver continuamente. La medida de luz que un hombre recibe depende de cuanto obedezca después de su consagración inicial. Si somos perfectos en nuestra obediencia, seremos perfectos en nuestra visión.

Debemos prestar especial atención a lo dicho por el Señor en Juan 7:17: “El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la enseñanza es de Dios, o si Yo hablo por Mi propia cuenta”. Si una persona desea hacer la voluntad de Dios, podrá conocerla. En otras palabras, la obediencia es una condición para conocer la voluntad de Dios. La decisión de hacer la voluntad de Dios es la condición para conocer la enseñanza de Dios. Si una persona no tiene la intención de hacer la voluntad de Dios y desea conocer la enseñanza de Dios, está pidiendo algo imposible. Para conocer la enseñanza de Dios, el hombre debe estar determinado a cumplirla. Esta determinación se relaciona con la actitud. Dios desea que primero tengamos una actitud obediente; entonces, la enseñanza de Dios nos será clara. No debemos preguntar qué es lo que la Biblia enseña, sino si estamos dispuestos a obedecerla. El problema reside en nuestra actitud; no tiene nada que ver con la enseñanza de la Biblia. La Biblia puede estar abierta para nosotros dependiendo de nuestra actitud hacia Dios. Nosotros somos responsables por nuestra actitud; mientras que Dios es responsable por Su enseñanza. Si nuestra actitud es correcta, Dios nos da revelación y abre nuestros ojos inmediatamente. Si complementamos esto con nuestra obediencia, nuestra actitud, una vez, más será correcta, y Dios nos concederá más revelación. Primero se requiere una actitud correcta, y sólo entonces se recibe la revelación. Si respondemos a la revelación con obediencia, tendremos la actitud correcta y recibiremos más revelación.

Muchos afirman haber visto las verdades de la Biblia. En realidad, solamente quienes resuelven hacer la voluntad de Dios las han visto, y sólo ellos pueden decir que su visión es clara y completa. El Señor tiene que trabajar mucho en nosotros antes de que podamos “decidir” esto. No piensen que la luz viene gratuitamente. Toda visión viene acompañada de un alto precio; tenemos que pagar el precio para ver. Algunas veces el Señor tiene que hacer pasar a la persona por dos o tres experiencias antes de que vea algo. Otras veces Dios tiene que hacerlo pasar por otras seis o siete experiencias. La luz de Dios viene con frecuencia a nosotros indirectamente. Primero brilla en un objeto, el cual la refleja a nosotros. La luz de Dios viene frecuentemente de un modo indirecto. Debemos ver la luz desde cierto ángulo, antes de poder verla desde otro. En ocasiones necesitamos pasar por varias experiencias antes de ver la luz. Si somos desobedientes en algo, perderemos la revelación. Es así como actúa la luz de Dios. Muchas veces podemos ver claramente sólo cuando nosotros mismos nos hemos ubicado en diferentes ángulos. Cuanto más alto sea el precio que paguemos delante del Señor, más luz recibiremos. La obediencia en algo nos guiará a obedecer otra cosa y luego a obedecer muchas cosas más. Lo que experimentamos de la luz nos guiará a otra experiencia y luego a más luz. La voluntad de Dios está detrás de todo lo que El dispone. Siempre que una persona pierde dos o tres oportunidades de obedecer a Dios, sufre una pérdida delante de El.

No importa cuánta confianza tengamos en nuestra consagración y obediencia, tenemos que darnos cuenta de que cada vez que tenemos un velo, se debe a que algo no está bien en nuestra consagración. Si no vemos, son nuestros ojos los que están mal. Dios no carece de luz, pero cada vez que El ve renuencia de nuestra parte, detiene Sus palabras. Dios nunca fuerza a nadie a hacer nada, pero tampoco comunica Su palabra de una manera barata. Si encuentra alguna resistencia en nosotros, el Espíritu Santo se aparta y se retrae, pues no se imparte por un bajo precio. Si algo está mal en la consagración de una persona, Dios no le dará ninguna luz. No es un problema trivial que el hombre no entienda la Biblia , porque ello pone en evidencia un problema en su consagración. El colirio espiritual requiere un precio; no se obtiene gratuitamente. Toda visión requiere un precio. Ninguna visión se recibe gratis.

W. Nee

Plegaria en el sufrimiento


La Biblia, Antiguo Testamento, Salmos Capítulo 38


Plegaria en el sufrimiento


Jehová, no me reprendas en tu furor, Ni me castigues en tu ira.

Porque tus saetas cayeron sobre mí, Y sobre mí ha descendido tu mano.

Nada hay sano en mi carne, a causa de tu ira; Ni hay paz en mis huesos, a causa de mi pecado.

Porque mis iniquidades se han agravado sobre mi cabeza; Como carga pesada se han agravado sobre mí.

Hieden y supuran mis llagas, A causa de mi locura.

Estoy encorvado, estoy humillado en gran manera, Ando enlutado todo el día.

Porque mis lomos están llenos de ardor, Y nada hay sano en mi carne.

Estoy debilitado y molido en gran manera; Gimo a causa de la conmoción de mi corazón.

Señor, delante de ti están todos mis deseos, Y mi suspiro no te es oculto.

Mi corazón está acongojado, me ha dejado mi vigor, Y aun la luz de mis ojos me falta ya.

Mis amigos y mis compañeros se mantienen lejos de mi plaga, Y mis cercanos se han alejado.

Los que buscan mi vida arman lazos, Y los que procuran mi mal hablan iniquidades, Y meditan fraudes todo el día.

Mas yo, como si fuera sordo, no oigo; Y soy como mudo que no abre la boca.

Soy, pues, como un hombre que no oye, Y en cuya boca no hay reprensiones.

Porque en ti, oh Jehová, he esperado; Tú responderás, Jehová Dios mío.

Dije: No se alegren de mí; Cuando mi pie resbale, no se engrandezcan sobre mí.

Pero yo estoy a punto de caer, Y mi dolor está delante de mí continuamente.

Por tanto, confesaré mi maldad, Y me contristaré por mi pecado.

Porque mis enemigos están vivos y fuertes, Y se han aumentado los que me aborrecen sin causa.

Los que pagan mal por bien Me son contrarios, por seguir yo lo bueno.

No me desampares, oh Jehová; Dios mío, no te alejes de mí.

Apresúrate a ayudarme, Oh Señor, mi salvación.

PERSEVERA Y TRIUNFA


PERSEVERA Y TRIUNFA

"Más el que persevere hasta el fin, ese será salvo" San Mateo 24: 13

La Sagrada Escritura dice: "El que persevere hasta el fin, éste será salvo" y en el libro de la experiencia de la vida leemos: "El que persevera, triunfa".
Con referencia a esto, encontre el siguiente realto y os quiero compartirlo .

Había dos ranas que corriendo caminos nuevos cada día, tuvieron un accidente, cayeron en un recipiente lleno de crema. Trataron de salir pero lo resbaladizo y espeso del líquido no se lo permitió. Una de ellas, desesperada, dijo: "Es inútil, me entrego, no puedo salir de aquí"; y estirando las patas, se entregó y se ahogó.
La otra pensó de otra manera: "No podré salir, pero seguiré nadando, hasta que se me acaben las fuerzas; y entonces cuando tenga que morir, moriré feliz, porque estaré cansada por tratar de intentar salir de esta situación".

Con todas sus fuerzas comenzó a nadar, nadaba en círculos porque el recipiente era redondo, siguió nadando y con el tiempo comenzó a sentir que el líquido estaba cada vez más espeso y sus fuerzas ya se estaban agotando, pero "no aflojó en la lucha", sino que siguió tratando de mantenerse a flote en medio de ese escenario adverso y casi sin solución. A medida que nadaba la crema se iba espesando cada vez más, y de pronto... ¡ se dio cuenta de que lo que tenía abajo era solo un elemento espeso y casi sólido!. Tanto nadó que convirtió la crema en manteca, y se encontró arriba de ella, miró a su alrededor, pudo apoyar sus patitas, dio un salto y ... ¡salió afuera del recipiente!

Debemos seguir tratando aunque parezca que no hay una salida, seguir esforzándonos a pesar de estar en condiciones desesperantes. Mucho más cuando tenemos a nuestra disposición la sabiduría y la ayuda del Espíritu Santo que nos hará superar las adversidades en las cuales hemos caído.

¿Cómo está usted? ¿Se ha entregado fácilmente o es una persona que en su fuerza y en el poder del Señor sigue luchando hasta vencer?
Recuerde que el que persevera, triunfa.

Lección de PERSEVERANCIA - Recomenzar


¿Te has puesto a observar la actitud de los pájaros ante las adversidades?

Están días y días haciendo su nido, recogiendo materiales a veces traídos desde largas distancias...

... Y cuando ya está terminado y están prontos para poner los huevos, las inclemencias del tiempo o la obra del ser humano o de algún animal lo destruye y tira por suelo lo que con tanto esfuerzo se logró...

¿Qué hace el pájaro?
¿Se paraliza, abandona la tarea?

De ninguna manera. Vuelve a comenzar, una y otra vez, hasta que en el nido aparecen los primeros huevos.

A veces -muchas veces- antes de que nazcan los pichones algún animal, un niño, una tormenta, vuelve a destruir el nido, pero esta vez con su precioso contenido...

Duele recomenzar desde cero... Pero aun así el pájaro jamás enmudece ni retrocede, sigue cantando y construyendo, construyendo y cantando...

¿Has sentido que tu vida, tu trabajo, tu familia, tus amigos no son los que soñaste? ¿Has querido decir basta, no vale la pena el esfuerzo, esto es demasiado para mí?

¿Estás cansado de recomenzar, del desgaste de la lucha diaria, de la confianza traicionada, de las metas no alcanzadas cuando estabas a punto de lograrlo?

Así te golpee la vida una vez más no te entregues nunca,
di una oración a Dios, pon tu esperanza al frente y arremete.
No te preocupes si en la batalla sufres alguna herida,
es de esperar que algo así suceda.
Junta los pedazos de tu esperanza, ármala de nuevo y
vuelve a arremeter.

No importa lo que pase... no desmayes, sigue adelante.
La vida es un desafío constante pero vale la pena aceptarlo.
Y sobre todo... nunca dejes de cantar.

Con cariño y devoción.

Marcelo y Graciela Quiroga

LA GRANDEZA DE PERSEVERAR


LA GRANDEZA DE PERSEVERAR

“Un hombre dormía en su cabaña cuando de repente una luz iluminó la habitación y apareció Dios. El Señor le dijo que tenía un trabajo para él y le mostró una gran roca frente a la cabaña. Le explicó que debía empujar la piedra con todas sus fuerzas.

El hombre hizo lo que el Señor le pidió, empujaba la piedra y esta, no se movía.

Todas las noches el hombre regresaba cansado y sintiendo que sus esfuerzos eran en vano. Como el hombre empezó a sentirse frustrado, satanás decidió entrar en el juego trayendo pensamientos a su mente: "Has estado empujando esa roca por mucho tiempo y no se ha movido". Le dio al hombre la impresión, que la tarea que le había sido encomendada era imposible de realizar y que él era un fracaso.

Satanás le dijo: "¿Por qué esforzarte todo el día en esta tarea imposible? Solo haz un mínimo esfuerzo y será suficiente".

El hombre pensó en poner en práctica esto pero antes, decidió elevar una oración al Señor y confesarle sus sentimientos:

"Señor, he empleado toda mi fuerza para conseguir lo que me pediste, pero aún así, no he podido mover la roca ni un milímetro ¿Por qué he fracasado?

El Señor le respondió con compasión: "Querido hijo: cuando te pedí que me ayudaras, te dije que la tarea era empujar la roca con todas tus fuerzas y lo has hecho. Nunca dije que esperaba que la movieras. Ahora vienes a mi, sin fuerzas a decirme que has fracasado, pero ¿en realidad fracasaste?. Mírate ahora, tus brazos están fuertes y musculosos, tus manos callosas y resistentes. Has ejercitado tu Fe en ti y en mi, la perseverancia y la constancia a pesar de la adversidad, has crecido. Tal vez no has movido la roca, pero tu misión era hacer bien lo que se te pidió y tu, lo has hecho. Ahora querido amigo, juntos moveremos la roca".

Muchas veces, caminando por la vida, tratamos de utilizar nuestro intelecto para descifrar los porque y el para que de todo cuanto nos ocurre. Cuantas veces cuestionamos nuestro esfuerzo ante el primer fracaso o falta de resultados inmediatos, cuando en realidad nuestra misión consistía en hacer lo que tenemos que hacer con excelencia, entrega y entusiasmo, con la convicción absoluta de que hacemos parte activa de un gran plan que apenas alcanzamos a vislumbrar.

NO ABANDONES.

No importa cuantas veces o cuan profundo hayamos caído, el secreto consiste en levantarse una y otra vez, limpiándonos el polvo para continuar. Debemos ejercitar nuestra fe y caminar siempre en pos de nuestra estrella, sin desistir o cambiar de rumbo, pues la realización de nuestro sueño puede estar en la próxima esquina.

MANTEN TUS VALORES.

No hay atajos, no importa si tenemos hambre o desesperación no iremos contra los derechos de los demás, no entregaremos nuestras convicciones ante el espejismo de un camino fácil a la riqueza o al poder. Tus mayores tesoros serán tu confianza en la vida y en ti mismo, los cuales te aseguraran salir victorioso de cualquier batalla.

TEN UNA ACTITUD POSITIVA.

Ten siempre pensamientos positivos, recuerda que la vida siempre está de tu parte y que todo lo que sucede, siempre es lo mejor. El entusiasmo, el amor, el optimismo, la tranquilidad y la confianza forman parte del mantener una actitud positiva y además son características de las personas de éxito.

SERENATE.

No te desesperes, en verdad no existe nada lo suficientemente importante como para perder tu tranquilidad. No te dejes afectar por las circunstancias, convierte tus problemas en oportunidades y acepta lo que no puedes cambiar, pues las situaciones inesperadas e inevitables, son parte del crecimiento. Eres el hacedor de tu destino.

NO TE DESANIMES.

Mantén el ánimo siempre en alto. Apóyate en lecturas positivas o acompáñate de amigos optimistas y entusiastas que refuercen tu decisión de continuar adelante para alcanzar tus metas. Practica la relajación para despejar la mente y liberar las tensiones, vive momento a momento sin preocuparte tanto por lo que vendrá después.

APOYATE EN TU DIOS.


Solos es más difícil. El contacto con la Presencia de lo Sagrado en nuestro interior, nos permite aclarar los pensamientos, relajarnos y fortalecernos con la certeza de la Presencia de Dios en nuestro interior. No importa cuántos errores hayamos cometido, lo verdaderamente importante será que nos levantamos para corregir y dar lo mejor de nosotros a los demás.Tienes todo lo que necesitas para conseguir tus sueños, eres poseedor de una gran pasión y coraje, dispones de confianza en ti mismo, tienes las habilidades, la fe y la determinación para triunfar.

¿Qué esperas?

Si deseas, ofrenda a este ministerio de consejería y evangelístico con tarjeta de crédito:

************** MENSAJES ANTERIORES **************

RECIBE NUESTROS MENSAJES POR EMAIL

RECIBE NUESTROS MENSAJES POR EMAIL
RECIBE NUESTROS MENSAJES POR EMAIL

************** SUSCRIBITE A NUESTROS MENSAJES DE ALIENTO SEMANAL **************

Ingresa tu dirección de email:

Delivered by FeedBurner

************** DEJANOS UN MENSAJE AQUI O POR EMAIL **************

*** ENVIA TU CONSULTA O PEDIDO DE ORACION, GRATUITO DE AYUDA ESPIRITUAL ***

Coméntanos tu situación

Hola Amigo/a!!! Bienvenido/a!!! soy AEG

Hola Amigo/a!!! Bienvenido/a!!! soy AEG
Estos libros te pueden ayudar

.

.
** VIRTUALES, INTERACTIVOS PARA PC, NO IMPRESOS, DESCARGABLES DE INTERNET, COSTO ACCESIBLE ** Se le enviará el enlace para descargar el programa inmediatamente después de recibir el pago.

.

.

** INGRESA CON TU FAMILIA AL REINO DE LOS CIELOS A TRAVES DE ESTA ORACION: **

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.


************** SIGUENOS POR EMAIL **************